EL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN LAS ORGANIZACIONES SIN FINES DE LUCRO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El año 2020 marcó el inicio de la pandemia a consecuencia del SARS-CoV-2 / COVID-19, declarada por la Organización Mundial de la Salud como una emergencia de salud pública de preocupación internacional. En este contexto de crisis mundial, las organizaciones sin fines de lucro se han enfrentado a oleadas de constante cambio e incertidumbre. A lo largo de cierres forzosos, meses de trabajo remoto y planes de reapertura inconsistentes, las organizaciones sin fines de lucro se han ajustado constantemente implementando estrategias para mantenerse operativas.

Todas las organizaciones sin fines de lucro dependen principalmente de la recepción de fondos de entidades de cooperación para su funcionamiento, especialmente a través de donaciones, subvenciones para ejecución de proyectos/programas mediante Acuerdos y/o Convenios, e ingresos propios generados por la propia organización. Cuando la pandemia comenzó a extenderse, muchas organizaciones tuvieron que adaptarse al trabajo remoto y enfrentar la dura realidad de la cancelación y/o postergación de actividades, o adaptar rápidamente sus modelos de entrega de programas y cumplimiento de objetivos.

Los primeros meses de la pandemia conllevó a cierres estrictos de sus oficinas e interacción de personas limitadas solo para atenciones esenciales.  Uno de los principales impactos para todas las organizaciones durante la pandemia de COVID-19 fue el cambio repentino a las condiciones de trabajo remoto y la cancelación de la mayoría de los eventos presenciales. A medida que las organizaciones cerraron y los empleados comenzaron con el trabajo remoto, esta situación se convirtió en la nueva normalidad para la mayoría durante la pandemia.

Las organizaciones sin fines de lucro siempre han sido un recurso fundamental en las comunidades, ya que brindan servicios clave y promueven políticas que respaldan el bienestar y la resiliencia económica de grupos vulnerables. El papel de las organizaciones sin fines de lucro se ha vuelto aún más crítico a raíz de la pandemia actual, ya que la propagación del coronavirus y los numerosos esfuerzos para frenarlo están afectando a diversas comunidades. Sin embargo, las condiciones actuales están ejerciendo una presión significativa sobre la capacidad de las organizaciones sin fines de lucro para servir. Sin embargo, en las circunstancias que la pandemia de COVID-19 provoca interrupciones en la financiación, se presenta una mayor demanda de servicios y necesidades por atender con una reducción significativa de recursos.

El impacto del COVID-19 en las operaciones de las Organizaciones sin fines de lucro originó que el 75% de las organizaciones hicieran recortes y/o modificaciones en sus presupuestos, sin embargo, la capacidad de trabajar de manera virtual ha permitido recortes presupuestarios que ayudaron a las organizaciones a mantenerse operativas mientras se ajustaban a las nuevas normas regidas por la pandemia.

Los órganos de dirección de las organizaciones sin fines de lucro han tenido que responder a la pandemia y tomar acciones para ayudar a su organización a continuar con sus operaciones, muchas organizaciones se ven obligadas a tomar decisiones difíciles sobre la contratación de personal, las compensaciones y salarios; y otras han tenido que recortar programas.

Como se señaló anteriormente, las organizaciones sin fines de lucro enfrentan múltiples desafíos para abordar la crisis originada por la pandemia, que incluyen: una mayor demanda de servicios, disminución de los recursos, disminución del personal y voluntarios, y carencia de recursos tecnológicos.

De otro lado, la pandemia también ha alentado a entidades de cooperación y las organizaciones sin fines de lucro a replantear los modelos tradicionales e implementar cambios que tienen un enorme potencial para fortalecer el sector de organizaciones sin fines de lucro. Al adaptarse a estas nuevas condiciones, las organizaciones continúan elaborando estrategias para hacer que la comunicación virtual sea efectiva y redireccionar las actividades en lo posible hacia un entorno virtual.

Las organizaciones sin fines de lucro que han atravesado con éxito la pandemia se basaron en el uso de herramientas y medios digitales, y planteamientos sobre recaudación de fondos. Las organizaciones cambiaron sus esfuerzos a las redes sociales y muchos eventos presenciales planificados se convirtieron en eventos virtuales, inclusive con un mayor alcance.

La continuidad de las organizaciones está directamente relacionada con una adecuada gestión de los recursos obtenidos. Y con las nuevas medidas establecidas para la gestión de dichos recursos a consecuencia de la pandemia, se vuelve esencial destinar recursos hacia la evaluación de la información financiera y su ejecución.

Con las circunstancias inusuales que rodearon el año 2020 y 2021, y a medida que la pandemia continúa dando forma a la economía mundial, las organizaciones sin fines de lucro verán que la necesidad de adaptarse sigue siendo una consideración clave en la planificación. Con la accesibilidad de las vacunas y el número de casos con tendencia a la baja, es posible que el trabajo presencial y la recaudación de fondos se reanuden en año 2022.

Yuliana Cajahuanca Cahuana
Supervisor de Auditoría
Russell Bedford Perú