(+51) 422-2867 / (+51) 221-1996

PROCRASTINACIÓN, EL ENEMIGO DE LA PRODUCTIVIDAD

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Alguna vez tomaste conciencia que tienes a bajo tu responsabilidad tareas que te cuesta realizar más que otras? ¿Que las postergas hasta último momento a sabiendas de que ello será incluso peor para ti? ¿Te llenas de excusas o “prioridades” para no hacer eso que es realmente lo prioritario?

Bien, básicamente eso es procrastinar…

Existen diversas definiciones, pero quisiera compartir el planteo realizado en 2001 por Wambach, Hansen y Brothen, que afirman que algunas personas tratan de evitar una situación o tarea, en lugar de hacer un esfuerzo activo para afrontarla. Este comportamiento ha sido conocido como procrastinación, por considerar que se presenta una evitación de tarea o demora voluntaria en el curso de una acción, aunque las consecuencias puedan ser negativas para la misma persona.

En base a ésta y otras definiciones podríamos afirmar que la procrastinación ocurre no cuando decides dejar de hacer determinada tarea hoy para realizarla mañana, sino cuando lo haces siendo consciente que ello será perjudicial para ti.

Ya que procrastinar incide negativamente en la productividad, el estado de ánimo y genera frustración debido a la acumulación de tareas pendientes es que te propongo 5 estrategias de fácil realización para mitigarla:

Regla de los 2 minutos. Tiene su origen en el autor George Claude Lorimer quien establece que, si estamos ante una tarea que puedes llevar a cabo en menos de 2 minutos, no debes planificarla sino realizarla. Este tiempo puedes extenderlo en base a tu criterio a 5 o 10 minutos, pero si incorporas esta regla como hábito lograrás disminuir en gran cantidad tu lista de tareas pendientes.

Fraccionar el trabajo en tareas concretas y pequeñas. Llevar a cabo un encargo de gran dimensión o complejo puede resultar una tarea imposible. En cambio, al dividirlo en tareas más pequeñas y concretas lograrás esclarecer el plan de acción y por ende la resistencia a llevarlo a cabo.

Gestionar tu energía, no tu tiempo. Para lograr el máximo de productividad es importante trabajar en los momentos indicados. Debes procurar lograr un balance adecuado entre trabajo, descanso y nutrición para disminuir las probabilidades de procrastinar.

Desarrollar tus hábitos. Es importante el autoconocimiento para ahondar en las causas de por qué retrasas cierto tipo tareas. Una vez que logres identificarlas podrás trabajar en tus hábitos para disminuir la procrastinación y mejorar tu productividad.

Evitar las distracciones. Cuanto mayor sean los estímulos no relacionados con lo que tienes que hacer, mayor será la tendencia a procrastinar. Por ello es recomendable mantener el teléfono móvil, notificaciones y redes sociales a raya en el momento en que decidas llevar a cabo tareas complejas.

“Aplazar una cosa fácil hace que sea difícil. Aplazar una cosa difícil la hace imposible.” George Claude Lorimer

Bruno Foggiato

Socio

Russell Bedford Uruguay