(+51) 422-2867 / (+51) 221-1996

LA IMPORTANCIA DE IMPLEMENTAR UN ENFOQUE BASADO EN RIESGO PARA LAS ACTIVIDADES Y PROFESIONES NO FINANCIERAS DESIGNADAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Durante los últimos años, la comisión de delitos por operaciones realizadas con recursos de procedencia ilícita (mejor conocidos como lavado de dinero) y de financiamiento al terrorismo (adicionado después de los actos terroristas cometidos en Estados Unidos), han adquirido gran relevancia, motivo por el cual a nivel internacional se han desarrollado campañas globales para evitar y sancionar este tipo de conductas.

Actualmente existe un organismo internacional que lleva por nombre Financial Action Task Force o Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), cuyo objetivo es establecer y perfeccionar una serie de recomendaciones (conocidas como las 40 recomendaciones de GAFI) para prevenir y detectar tanto el lavado de dinero como el financiamiento al terrorismo, las cuales constituyen el estándar mínimo a nivel internacional con que deben cumplir todos los países miembros para prevenir y combatir dichos ilícitos.

Cabe resaltar que GAFI realiza evaluaciones mutuas (EM) a todos los países que son miembros de este organismo, las cuales consisten en llevar a cabo una revisión de los sistemas y mecanismos que se han creado en cada país para la prevención y combate al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo (LD/FT).

En América Latina se conformó el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica llamado (GAFILAT), creado con la finalidad de prevenir y combatir los delitos de LD/FT en esta región, dicho organismo está conformado por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay. Sus miembros y representantes se han dado a la tarea de implementar medidas de prevención, regulación y supervisión con base en las recomendaciones del GAFI, en especial para las Actividades y Profesiones No Financieras Designadas (APNFD’s), ya que éstas carecían de un régimen normativo en la materia.

El GAFI en su recomendación 22, emite una lista de aquellas APNFD´s que son aquellas actividades o profesiones que se consideran susceptibles de ser utilizadas para ingresar bienes de procedencia ilícita, las cuales son:

  • Casinos
  • Agentes inmobiliarios
  • Comerciantes de metales y piedras preciosas
  • Abogados, notarios, otros profesionales jurídicos independientes y contadores (en la realización de ciertas operaciones)
  • Proveedores de servicios societarios y fideicomisos (únicamente en ciertas operaciones)

Cabe mencionar que este listado es enunciativo más no limitativo, ya que cada país de América Latina ha determinado dentro de sus regulaciones a aquellas actividades que pueden ser consideradas como de riesgo alto para la comisión de los delitos de LD/FT.

Una de las principales obligaciones a las que están sujetas estas APNFD´s, es dar cumplimiento a la recomendación 1 del GAFI, la cual contempla la implementación de una Metodología de un Enfoque Basado en Riesgos (EBR), con la finalidad de poder identificar, medir y mitigar los riesgos de LD/FT a las que están expuestas, dicho EBR debe contemplar un análisis de las operaciones que se realizan tomando en cuenta, como mínimo, los siguientes cuatro puntos:

  • Productos y servicios que ofrecen
  • Tipos de clientes
  • Zona geográfica donde operan
  • Transacciones o canales de envío o distribución de las operaciones que realizan sus clientes

La adopción de un enfoque basado en riesgos  de LD/FT en cualquier empresa  (no solo en aquellas que realizan actividades vulnerables), es uno de los elementos esenciales que nos permite comprender el grado de riesgo, detectando las ventajas  e inconvenientes en los distintos procesos del negocio y permitiendo a las empresas operar en un ambiente de mayor tranquilidad o estabilidad, por lo que las consecuencias de una posible vulnerabilidad o amenaza serán, sin duda, mucho menores si se ha llevado a cabo de forma correcta la implementación del EBR.

Finalmente, es indispensable que las empresas establezcan procesos preventivos y mitigantes de riesgos de LD/FT, entre los que destacan los señalados a continuación:

  • Tener una asesoría especializada en la materia
  • Diseñar y ejecutar programas de capacitación
  • Reforzar el control interno
  • Implementar sistemas automatizados de alertas tempranas
  • Fortalecer las estructuras internas e implementar un esquema adecuado de gobierno corporativo

El entorno global normativo que nos ha alcanzado, obliga a las empresas que realizan APNFD´s a implementar una metodología interna de EBR, el cual minimizará los riesgos de incumplimiento normativo, operacional, legal y reputacional, y evitará que sean utilizadas para el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo por sus actuales y futuros clientes.

Sandra Romero

Gerente de PLD

Russell Bedford México